jueves, 5 de abril de 2012

No tengo nada que contar porque todos los días se parecen como dos gotas de agua, y seguro que incluso dos gotas de agua son mas diferentes que mis días. A pesar del despertador, tengo la impresión de vivir en un reloj parado.

3 comentarios:

  1. Te invito a un café. Si aceptas, hoy será distinto de ayer.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar